junio 19, 2019

VISION PYME 2019 04

¿QUÉ ESPERAMOS, O QUE DEBEMOS ESPERAR LOS MICRO, PEQUEÑOS Y MEDIANOS EMPRESARIOS DEL NUEVO GOBIERNO?

Es una interrogante que seguramente ronda en nuestras cabezas, que da pie a numerosas conjeturas. Las notas en los medios lo mismo publican opiniones optimistas, sobre todo las derivadas de las declaraciones diarias de AMLO en su conferencias “mañaneras”; que negativas, cuando las leemos en buena parte de los periódicos, .o en la televisión y en la radio.

Los periodistas se inclinan más a denostar las políticas públicas y dar cauce a la falta de crecimiento de la economía, posiblemente basadas en las calificaciones que las organizaciones internacionales otorgan al inicio de este régimen. En lo particular, desearíamos ver que tuviésemos más ventas, que los ingresos fueran los suficientes para solventar los costos de adquisición de los bienes y servicios con que operamos, también para cubrir los sueldos que pagamos –sobre todo cuando la demanda de aumentos es una petición constante- es de considerar que la inflación ha sido una pesadilla permanente, la exclamación de: ¡todo sube! la gasolina, el gas doméstico, el agua, el predial, los comestibles, etcétera, por lo que es posible que los salarios ya no alcancen para sufragar los gastos de las familias, el poder adquisitivo de nuestra moneda cada vez es menor.

Bien podríamos pensar que dado que el país tiene que importar la mayoría de los bienes y servicios que utilizamos, y éstos hay que adquirirlos en dólares, suben de precio; pero las noticias de que el peso ha resistido en embate del dólar, solo nos lleva a la explicación que el universo del gran capital de las transnacionales son las que imponen las condiciones del mercado interno y no hemos sido capaces de producir los bienes y servicios que requerimos para satisfacer nuestras necesidades. La dificultad para mantener un pequeño negocio es enorme, desde darlo de alta, con tantos requisitos que imponen las innumerables leyes, reglamentos y disposiciones gubernamentales, sobre todo desde el ámbito fiscal, donde la contabilidad electrónica pareciera una carrera de obstáculos difíciles de superar.

El Régimen de Incorporación Fiscal -RIF- es un “Frankenstein” que deberá desaparecer para dar paso al pago de impuestos ISR, IVA E IEPES a través de la Cuota Única, que anteriormente benefició a los más pequeños comerciantes y prestadores de servicios que atendiesen al público en general, y que no requiera de obtener la factura para deducir sus gastos. Esta verdadera simplificación es la que debemos de esperar del nuevo gobierno.

Las auditorías y supervisión en contra de la evasión fiscal debería estar dirigida a los grandes contribuyentes, los manejan enormes cantidades de dinero, muchas de ellas, únicamente sucursales de las grandes transnacionales que hacen pingües negocios con la alteración de los precios de importación y exportación, aquellos que mantienen eficientes despachos de fiscalistas que interponen juicios ante Hacienda y ganan sus casos, bien sea por las holguras que localizan en las leyes, o por la influencias de los políticos poderosos que tienen la opción de tergiversar las decisiones de los jueces. La inseguridad es todavía el flagelo mortal que amenaza nuestro cotidiano vivir, y aún no vemos la solución al problema.

Artículos relacionados

Licitaciones transparentes: ECF

Industriales del país se pronunciaron porque el gobierno lleve a cabo una licitación nacional para asegurar el abasto de medicinas y material de curación, en lugar de una adjudicación directa y licitación internacional. El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Enoch Castellanos Férez, dijo que la adjudicación directa atenta contra […]