octubre 27, 2021

Industrias al yugo del berrinche

Durante los últimos días, los usuarios de la marca de teléfonos chinos Huawei padecieron de una etapa de terror psicológico. Luego de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, le ocasionara un bloqueo que generó una restricción de comercio con compañías norteamericanas.

Huawei, que está posicionada como la tercer empresa más importante del mundo en cuestión de celulares, se vio con la espada en la pared cuando Google anunció que los propietarios de cualquier móvil de la marca china no podrían recibir actualizaciones de seguridad y que tendrían que cambiar de sistema operativo.

Lo hecho por Donald Trump bajo el argumento de que la telefonía celular podría ser un riesgo de seguridad nacional (debido a su cercanía con China) es un claro ejemplo de que el berrinche de los personajes políticos es también una herramienta de coerción y que la sinrazón política no se libra de aparecer en el panorama de la política moderna.

¿En México sucede lo mismo?

La respuesta es sí, y no es algo nuevo. Y por eso hay que estar atentos a las razones y las evidencias de los pactos comerciales que los gobiernos establecen con estas empresas.

Por cierto que China sí dará el espaldarazo a Huawei. Y hasta se ha llegado a escuchar que esta nación creará una nueva plataforma para competir con el mercado dominante de Google y Apple con Android y IOS. Y entonces tenemos ya el claro panorama de un fuerte combate comercial entre dos potencias.

Artículos relacionados

Reto titánico

Un reto verdaderamente titánico es el que asumieron los agrónomos para potenciar productividad y prosperidad en el campo. Esa no es una tarea fácil, pues desde hace décadas es una de las asignaturas pendientes; sexenios van y vienen con acciones que califican de innovadoras y los campesinos siguen en las mismas condiciones de pobreza por […]

Editorial

Tal parece que  está llegando al final de la negociación del T-MEC. Legisladores demócratas han resuelto las demandas del texto original, y prácticamente ya es un hecho. México se comprometió a una reforma laboral que garantizara los derechos de los trabajadores, pero nunca aparecieron  las reglas para garantizar el outsourcing, de permitirlo o prohibirlo. Por […]