julio 27, 2021

Coronavirus COVID-19

El impacto de la pandemia del coronavirus (COVID-19) se ha convertido en uno de los problemas más serios de la actual administración que, hasta el momento, no atina en aplicar una acción que al menos matice el pánico que se ha desatado en los últimos días en el terreno económico y financiero.

Especialistas aseguran que la depreciación del peso está directamente relacionada con este problema de carácter mundial que no da visos de una disminución en países del Continente Europeo.

El pasado martes 17 de marzo, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) abrió con un desplome de 7 por ciento y suspendió operaciones por 15 minutos al permanecer cerrada, por segunda vez en una semana, al conmemorarse, un día antes, el natalicio de Benito Juárez.

Poco antes del cierre de las operaciones de ese martes el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la BMV cotizó hasta 36 mil 248 puntos, 4.8 por ciento menos al cierre del viernes anterior.

Estas condiciones llevaron a realizar ventas de pánico del peso mexicano, lo que llevó al dólar a establecer nuevos máximos históricos de 23.52 pesos al menudeo y de 23.23 al mayoreo, cerrando la jornada en 23.31, pesos por dólar.

Ante estos hechos, el escenario para el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, no es alentador pues hay quienes aseguran que ya paso de la preocupación a la desesperación por la crisis que se configura en el mundo originada por esta pandemia del coronavirus y por supuesto, por la baja en el precio del petróleo y la falta de inversión, entre otros factores.

Esta pandemia también ha generado incertidumbre, riesgos graves y temor entre la población, mientras que el gobierno federal decidió continuar en la fase uno en la cual no es necesario cancelar eventos públicos, ni restricciones para las actividades escolares o laborales y simplemente hacer medidas de higiene como lavarse las manos.

En la conferencia mañanera de ese martes 17, el jefe del Ejecutivo Federal aseguró que la fortaleza de los mexicanos para salir de esta pandemia, reside en la cultura del pueblo mexicano “puesto que ha resistido desde invasiones, hasta epidemias, inundaciones y terremotos”.

Su gobierno, dijo, tiene el apoyo de la sociedad mexicana “que es lo más importante y vamos a enfrentar esta situación especial, esta epidemia…vamos a salir adelante, hay que tener fe en nuestro pueblo y actuar de manera consciente, no caer en la desinformación, por eso vamos a estar todo el tiempo necesario informando”.

En tanto, la población se ha volcado a realizar compras de pánico y otras organizaciones, que no el gobierno, decidieron tomar medidas para enfrentar este mal.

Mientras, el Jefe del Ejecutivo sigue instalado en el modo campaña, pues continúa realizando mítines en giras, dando besos y abrazos, haciendo de lado las recomendaciones de la ONU.

¿Con buena fe saldremos de la crisis que generado la pandemia? ¿y las acciones de prevención más profundas hasta cuándo?

Artículos relacionados

Editorial – Diciembre 2020

  Las constantes malas decisiones tomadas desde Palacio Nacional, han generado notas negativas por parte de calificadoras internacionales como desconfianza entre el sector empresarial, nacional e internacional, para invertir en nuestro país; esto traerá como consecuencia una situación económica complicada para el cierre de año e inicio del 2021.   Es urgente un cambio de […]

Preocupación por los derechos de las mujeres

OXFAM y el ILSB llaman al Estado a fortalecer su capacidad de protección y garantía de derechos a mujeres e infancia. Políticas dirigidas a erradicar la violencia contra las mujeres y a cubrir necesidades de cuidado de la niñez requieren diseño con: justicia de género, transparencia, participación y capacidad constitucional.   A 100 días de […]